sexta-feira, 12 de fevereiro de 2016

DEPOIS DE, cair por Moises Romero Coleto

"Parabéns para todo el elenco de Depois de, cair. He tenido la fortuna de ver cómo realizan su trabajo, de qué manera afianzan o modifican elementos de la forma que les parece más cercana a sus planes, siempre en busca de hallar la solución teatral más convincente. Tienen un sistema de trabajo riguroso para pulir y sistematizar con perseverancia un ingente caudal de conocimientos. DEPOIS DE, CAIR nos ayuda a discernir sobre el fanatismo, una de nuestras preocupaciones más profundas y sobre su complejidad y transformaciones dentro de nuestro contexto social.
A través de textos de alguno de los autores más importantes de nuestra cultura y otros propios van diseccionando las leyes interiores de esa suerte de super-pecado capital amplificado; y encuentran su origen psicológico en un estrechamiento del yo hasta la insignificancia y su suplantación emotiva exacerbada por ideas o fantasías compulsivas y sobrevaloradas, carentes de cualquier estructura unitaria. Me quedé prendado ya en el ensayo de los tres protagonistas: - el personaje de Inês Lago con su voz profunda y su mirada lánguida y estragada, mansa y mendaz que, con la fuerza de una Barbara Stanwyck, protagoniza un dúo musical tras el que queda clausurada cualquier discusión sobre cuál es el sexo fuerte. - el hermoso personaje de Tiago Cunha Bôto, por momentos con el carisma de Terence Stamp en Teorema de Pasolini; siempre un hombre moderno sin cualidades pero de buena pasta, que se mueve con un ritmo fluyente de una aspiración a otra y que hace su camino en esa estela de la duda con un refinamiento conmovedor y palpitante. - el de Wagner Borges , un corrupto desmedido e improbable, un decadente adorador del becerro de oro para el que todo horror está tarifado. Para mí siempre será el Harry Powell( Robert Mitchum) de The Night of the Hunter. EL TEATRO DE ESTOS CHICOS ES UNA ÉTICA, ES UNA ESTÉTICA, ES UN ARMA Y NO SE LO PUEDEN PERDER. 
 YO YA LO AVISÉ!!!!!"

Nenhum comentário: